Número 77

Cityscapes

Zineb Benjelloun

Casablanca

Casablanca, ¿de dónde proviene realmente este nombre? Siempre olvido su origen.
¿Fue bautizada por los portugueses o los españoles? En realidad, no es importante. Romanos, berberiscos, árabes, franceses… Bastante gente ha pasado y pasará por aquí. ¡Alegre caos!
Es la mayor ciudad rural, sus citadinos se esfuerzan mucho en el trabajo, muchos más que otros. A imagen del más bello reino del mundo, que se tele(tv)-transporta en burro o en Range Rovers (¡odio esos coches!).

Casablanca Mers Sultan

Mers Sultan fue el barrio general, el más distinguido de la ciudad colonial. Parece que estuvo más «de moda» vivir en Casablanca que en París: calefacción, ausencia de basura, sanitarios y ascensores (¡!).
¡Carta blanca a los arquitectos para que lo pasen en grande! De igual modo construyeron paralelamente un falso barrio tradicional para reagrupar a los musulmanes (El Habous) y una barriada para los judíos (El Hank).


Marrakech

Marrakech. O Arnaquech. O Kech para los íntimos…
Los «rankings» a menudo la clasifican como una de las ciudades africanas donde se da la mejor vida. 
Yo me pregunto: ¿por qué? Mundos paralelos. Expatriados contra indígenas, indígenas ricos contra indígenas pobres, unos existen para servir, otros existen para pagar. Y así continúa la vida; lo turístico entre la «Corte de los Milagros», los policías y el dinero. ¡Por fortuna existen aún los marrakchis1 por aquí!


Tánger

La hermosa Tánger, me gustas incluso si todo el mundo te codicia, ¡me da envidia y me mantengo en guardia!
Vives independientemente de tus pasajeros, que sólo se mantienen ahí para continuar embelleciéndote o marcharse de ti. 
El azul, el verde, el blanco y el negro te sientan realmente bien.

Traducción del francés:
Alan Cruz


1 Gentilicio francés para los habitantes de Marrakech. [N. del T.].